Visión Global y Local

ocean2_aqua

Una visión Local

Argentina es el octavo país mas grande del mundo con una superficie de 2.7 millones de km2 y casi 4800 km de costa. Como se esperaría, con una población relativamente pequeña de 36 millones y concentrada en grandes ciudades, los efectos sobre los ambientes naturales deberían ser mínimos. Sin embargo, con las modernización, ciertos hábitats están siendo afectados, amenazando así la vida salvaje y la disponibilidad de recursos en el futuro.
Un claro ejemplo es la costa en la Provincia de Buenos Aires. Mas del 40% de la población de Argentina vive concentrada en esta Provincia, donde la economía local depende del uso de los recursos naturales como la pesca comercial, el turismo, la agricultura y ganadería, y actividades como la construcción e Industria. Estas acciones humanas ejercen importantes presiones ambientales sobre la costa bonaerense.
Las presiones para la explotación costera y la falta de fuentes alternativas de recursos afectan importantes áreas para la biodiversidad marina local.
Desde un punto de vista biológico, la costa de Buenos Aires incluye importantes áreas de cría, descanso y alimentación para aves y mamíferos marinos, y es también el hábitat de numerosos peces e invertebrados. Muchas de estas son especies amenazadas e indicadoras del estado de salud general del ecosistema costero.
Algunas áreas parecen ser especialmente sensibles al impacto humano debido a su condición de humedales y a su presente y potencial uso de las tierras, como las Bahías Samborombon, Blanca y Anegada.
Las playas y áreas de dunas sufren actualmente un proceso crítico de erosión debido a la falta de planificación urbanística y al uso excesivo del turismo. En algunas localidades, el nivel de acuíferos que provee agua dulce a las comunidades locales ha disminuido, y signos de intrusión marina y erosión ya se observan en áreas recreacionales como Santa Teresita, Mar de Ajó, San Bernardo, Villa Gesell y Mar del Plata.
El cuidado general de nuestros recursos naturales estan en riesgo. La sobreexplotación de la merluza, la precaria situación de los stocks de corvina rubia, las cada vez mas reducidas poblaciones de tiburones, y las causas desconocidas que afectaron a la almeja amarilla en nuestras costas, son solo uno de los pocos temas que requeren especial atención.

Mientras los beneficios de las actividades en las áreas costeras son siempre evaluados, las amenazas y los costos que estas actividades producen en el ambiente son generalmente desconocidas o subestimadas. La protección de nuestras costas debe alcanzarse a través del uso sustentable de los recursos naturales, permitiendo un beneficio social, protegiendo a la biodiversidad local.

Por todas estas razones, AquaMarina ha sido establecida para ayudar a proteger el medio ambiente marino costero y su biodiversidad en Argentina.

ocean2_aqua

Una visión Global

La inmensidad del océano nos lleva a subestimar su vulnerabilidad. El mar proporciona a través del fitoplancton mas del 60% del oxígeno que respiramos, y es el hogar de mas del 90% de la vida en la Tierra.
El mar sufre las consecuencias del cambio climático, la destrucción de hábitats, la bioacumulación de químicos tóxicos, y la pérdida de especies.

– Mas del 70% de los stocks pesqueros mundiales estan sobre explotados, reducidos o recuperándose de una explotación previa.
– Mas de 50.000 aves, 30.000 lobos marinos, 100.000 tortugas y 400.000 delfines son capturados y mueren anualmente enmallados en redes de pesca.
– El 10% de los arrecifes de coral en el mundo ya han sido degradados, y otro 30% declinará en los próximos 15 años.
– Mas del 50% de los manglares en el mundo han sido destruídos.
– Al menos 8 millones de toneladas de petróleo y otros hidrocarburos provenientes de la actividad humana entran al océano cada año.
– Mas de 7 mil millones de toneladas de residuos arrojados al mar provienen solo de la actividad humana en el continente.
El medio ambiente marino esta siendo afectado además por el rápido crecimiento de la población humana y la actividad industrial. Como consecuencia, muchos ecosistemas y especies están siendo deteriorados, y encuentran su futuro amenazado.

Los ecosistemas costeros son productivos pero muy vulnerables.
Como la mayor parte de la población mundial esta concentrada a lo largo de las costas, los efectos de contaminación son mas marcados en aguas costeras. Aun estando en formas muy diluídas, los contaminantes pueden producir serios daños al ambiente. Muchas personas además utilizan las áreas costeras para obtener su alimento o simplemente para recreación. El doble impacto de contaminar mientras se sobre explotan los recursos naturales produce una gran presión sobre el ambiente costero.
Como consecuencia, las costas ya han perdido mucha de su capacidad para mantener la biodiversidad debido a la destrucción de áreas de reproducción y cría. Muchas especies marinas dependen de las áreas costeras para reproducirse, alimentarse y protegerse. Varias de ellas son particularmente vulnerables a las amenazas causadas por actividades humanas: especies que requieren mas de un hábitat durante su desarrollo como muchos peces e invertebrados, y especies que maduran lentamente y producen pocas crías como aves y mamíferos marinos.

Hay muchas causas afectando la biodiversidad marina costera:
Destrucción del habitat
Sobrepesca
Contaminación
Especies Invasoras
Cambio global

Porque el océano y las áreas costeras juegan un rol crítico en nuestra vida diaria y en el futuro del planeta, cualquier intento por protegerlos vale la pena. De todos nosotros depende.